Las emociones desatadas durante la ceremonia nupcial y la actitud contenida que ésta requiere despiertan en los invitados el deseo de recuperar energías en un ambiente distentido y más bullicioso. Y, como es lógico, queremos que esas horas de desinhibición queden grabadas en las mentes de todos los asistentes como un momento original y único. A través de un menú que les maraville, un entorno que les cautive, sorpresas que les diviertan… Las opciones son muy numerosas. Ahora sólo se trata de ajustarlas al perfil de nuestros invitados y añadir unos cuantos elementos complementarios que aporten un toque de distinción inconfundible a nuestro banquete de boda.

Tipos de menú y disposición del comedor

En primer lugar, tendremos que elegir el tipo de menú. Teniendo en cuenta los meses en los que se celebre la boda, para épocas estivales o primaverales lo ideal es apostar por propuestas frescas y ligeras, dando prioridad a las ensaladas y otras elaboraciones en frío. Entrando en los ingredientes, habrá que tener muy en cuenta la presencia de asistentes que no puedan probar algún tipo de alimento, ya sea por alergias, intolerancias, dietas o cualquier otro motivo. Para ellos, para personas mayores u otros que puedan tener dificultades a la hora de consumir el menú normal, deberíamos confeccionar varios tipos de menús especiales. También tendremos que considerar si van a asistir niños para facilitar un menú adaptado a los gustos de los más pequeños: fácil de comer, llamativo y, sobre todo, sano.

MenúVerano (haciendamejina.es)

Una vez que tengamos cerrados los platos, pasamos a visualizar el tipo de escenario. Es decir, si queremos que la velada se desarrolle en un comedor convencional o preferimos cambiar la disposición por otra estilo buffet. O incluso dar un toque informal al festejo con un evento tipo cóctel. Cualquier alternativa o combinación entre ellas es posible: lo realmente importante es que se adapte al gusto de la mayoría de vuestros invitados.
BodaCóctel (expoboda.ideal.es)

 

Ideas originales para el banquete

Ya hemos adaptado nuestro menú y nuestro recinto para que todos estemos a gusto. Ahora toca divertirse un poco y pensar en iniciativas que dejen a todos boquiabiertos. Imaginaos, por ejemplo, a vuestros amigos llegando al banquete y, después de pasar por el Photocall para bodas, encontrándose con una barra de aperitivos en la que poder acompañar una cerveza, un vino o un vermú con unas deliciosas tapas. Todo un detallazo, ¿verdad? ¡Y más aún durante una jornada calurosa!

BarraAperitivo (pinterest.es)

También se nos ocurre que, además del menú programado, podéis incorporar una sesión de show cooking. Seguro que vuestros invitados alucinarán viendo en acción a cocineros profesionales llevando a cabo diversas técnicas culinarias. Y, para la merienda, la recena o simplemente para tomar unos refrescantes cócteles, siempre tenemos a mano la original posibilidad de contratar unos food trucks temáticos y colocarlos en las zonas deseadas del recinto. Ambas elecciones, desde luego, son oportunidades perfectas para que un paparazzi conectado al Fotomatón para bodas inmortalice la espectacular puesta en escena de los chefs o la coqueta decoración de los vehículos.

FoodTruck (blog.dasler.es)

Y, antes de acabar, queremos poner la guinda perfecta a la fiesta con un fantástico Candy Bar, un irresistible surtido de dulces de todo tipo (chuches, chocolatinas, galletas, muffins…) que no sólo hará felices a los más pequeños. Miradlo bien, ¿a que no dejaríais nada?

CandyBar (fotofuneventos.com)